BIOGRAFIA DE JULIO JARAMILLO LAURIDO



Julio Alfredo Jaramillo Laurido, nació el 1ro de Octubre de 1935, en la ciudad de Guayaquil, en un pequeño departamento en Gómez Rendón y Villavicencio. Cantante ecuatoriano, conocido con los apodos de “El Ruiseñor de América y Míster Juramento”; es considerado el mejor cantante ecuatoriano de todos los tiempos.
Sus padres eran de Pichincha, específicamente de la ciudad de Machachi, habían migrado a la provincia de Guayas en busca de mejores oportunidades. Julio perdió a su progenitor cuando tenía seis años de edad, es cuando su madre trabajó como enfermera para mantenerlo. Tuvo varios problemas de salud durante su infancia, pero le fascinaba la música de los compositores e intérpretes de su época, como el dúo Guayaquil, Olimpo Cárdenas, Carlos Rubira Infante, el dúo Villafuerte, entre otros, que finalmente influyeron en su vida.
Al finalizar la primaria desempeñó algunas actividades como zapatero, barnizador de muebles, entre otros, pero la que más le llamó la atención sin duda fue el canto y junto a su hermano Pepe Jaramillo, y contra la voluntad de su madre, empezó en la profesión. En primera instancia bajo la tutela del músico Ignacio Toapanta, luego con el profesor Lauro Dávila, (Autor de la letra de Guayaquil de mis amores con la música de Nicasio Safadi), estudió algunos pasajes de la música.
Cuando tenía 16 años participaba en la Radio Cóndor. En 1950 recorrió algunos recintos de Esmeraldas y Manabí, junto a dos de sus amigos bohemios, pero no tuvo mucho éxito y se vio obligado a volver a sus inicios de zapatero, pero ese no era su destino y pese a las lágrimas de su madre fue decidido a continuar con el canto.
Realizó algunas presentaciones en sitios como “La Lagartera”, conocido lugar donde se ofrecen serenatas en Guayaquil, también en “El Cajón”, Radio América, Radio EL Triunfo y otros lugares, donde empezó a ser reconocido por su melodiosa voz.
Se dice que en 1952 realizó su primera grabación, la marcha Nuestro Líder, en referencia al político Carlos Guevara. Tras esta experiencia buscó a la cantante Fresia Saavedra, famosa para ese entonces, con quien grabó el yaraví “Pobre mi madre querida” en 1954. A éste le siguieron el pasillo Esposa (1955), en dúo con Carlos Rubira Infante.
Pero su salto a la fama fue en 1955 con el vals peruano Fatalidad, (música de Laureano Martínez y la letra de Juan Sixto Prieto), que fue difundido por todas las radios del Ecuador y por las principales emisoras de otros países.
 Su consagración internacional llegó con el bolero “Nuestro juramento” en 1957, (Letra y música del puertorriqueño Benito de Jesús). Es cuando empieza a realizar varias giras por América Latina, comenzando lógicamente por Ecuador, luego Colombia, Perú, Argentina, Uruguay y Chile.
Al finalizar 1956, Julio ya había grabado una docena de discos para el sello Ónix. Te odio y te quiero, Hojas muertas, Elsa y Carnaval de la vida, entre otros. Su voz era única para el entonces artístico que lo llevó a interpretar diferentes ritmos del pentagrama mundial como bolero, tropical, tango, vals, pasillo, joropo e incluso rock and roll.
El cantante hizo giras por Perú, Chile y Colombia donde llegó por primera vez a Cali, reencontrándose con su hermano Pepe, que dos o tres años antes había emigrado. Al regresar a su país, fue detenido y llevado a cumplir el servicio militar.
Al culminar su época castrense en 1960, continuó su carrera musical. Participó en la película Romance en Ecuador y en otra rodada en Argentina. En 1965 se radicó en Venezuela, desde donde realizó giras triunfales por México, Puerto Rico y toda América Central. Grabó en dúo con Daniel Santos, Alci Acosta y Olimpo Cárdenas.
Su última gira internacional tuvo lugar por Estados Unidos y Canadá. Nunca negó sus orígenes humildes, se mostraba generoso con sus amigos y con la gente que lo rodeaba.
Luego de una vida bastante intensa en el canto tanto a nivel nacional como internacional, sobre todo en este último ámbito, pues estuvo lejos de su Patria un buen tiempo, por razones personales; a su regreso en 1975, envejecido prematuramente, fue contratado para una actuación en su ciudad natal, pero fue abucheado porque su voz ya no era la de antes. En esta época inició un programa en Radio Cristal, titulado “La Hora de JJ”. En sus últimos días el pueblo lo alejó un tanto de su preferencia.
No obstante, aquel 9 de febrero de 1978 cuando Julio Jaramillo murió, luego de reír a carcajadas por un chiste, multitudes salieron a las calles porque aún lo consideraban el gran cantante, iniciando una verdadera leyenda en la música popular ecuatoriana. Sus restos recibieron una despedida como ningún otro personaje popular ha conocido en Guayaquil, pues se calcula que fueron acompañados por unas 250.000 personas.
Tan solo tenía 43 años cuando dejó de existir, en primera instancia se atribuía a la cirrosis la causa de su deceso, pero después se pudo comprobar que fue por un paro cardíaco.
Después de su muerte, un empresario argentino lanzó al mercado los discos de larga duración que contenían las canciones (muchas de ellas inéditas) que Julio le grababa cuando tenía necesidad de dinero, dando así base al dicho popular de que “el Ruiseñor cantaba mejor después de muerto“. Su vida ha sido llevada al cine en el largometraje Nuestro Juramento, rodado en México y Guayaquil, con argumento de su hermano Pepe.
Olimpo Cárdenas, Daniel Santos, Alci Acosta, Lucho Gatica, Leo Dan, Leo Marini, Mario Moreno “Cantinflas” y Pedro Vargas enviaron notas de condolencia y Venezuela lo lloró como si fuera un hijo suyo.

No hay comentarios: